martes, 6 de junio de 2017

Diario de un poeta

Sobre textos de Diario de un poeta reciencasado, de Juan Ramón Jiménez



LXXI

FELICIDAD

¿Subterráneo? ¿Taxi? ¿Elevado? ¿Tranvía? 
¿Ómnibus? ¿Carretela? ¿Golondrina?
 ¿Aeroplano? ¿Vapor?... 
No. Esta tarde hemos pasado
 New York ¡por nada! en rosa nube lenta.







XLIV

¡NO!

El mar dice un momento que sí, pasando yo.
Y al punto, que no, cien veces, mil veces, hasta el más lúgubre infinito.
No ¡no! ¡¡no!! ¡¡¡no!!!, cada vez más fuerte, con la noche...
Se van uniendo las negaciones suyas, como olas,
-¡no, no, no, no, no, no, no, no, no, no!- 
y, pasado todo él, allá hacia el este, 
es un inmenso, negro, duro, y frío ¡no!






CXXX

"ME SIENTO AZUL"

¡Qué gusto poderlo decir sin que a nadie le extrañe, aunque le fastidie! Azul, sí... (...) ¡Qué gusto! "Me siento azul" (...) No, no hay que matar la pasión de ánimo, mala o buena que sea. Hay que dejarla libre, hasta que ella quiera ¡que ya querrá!, como yo me dejo hoy, azul, estar y nombrarme azul en esta New York verde, con agua y flores de mayo.






CCIV

ORILLAS NOCTURNAS

Un campo muy bajo, casi sin campo, terroso, gris, seco. Un cielo muy alto, cielo sólo, blanco. Un gran olor a heno, áspero abajo, purísimo arriba. ¿Se van a separar la tierra y el cielo?... Grillos y estrellas, enredados, atan el paisaje.







jueves, 27 de octubre de 2016

Diarios

"A veces me gustaría registrarme
por escrito en cuerpo y alma:
dar cuenta de mi respiración,
de mi tos, de mi cansancio,
pero de una manera
alarmantemente exacta,
que se me oiga respirar,
toser, llorar,
si pudiera llorar."

Alejandra Pizarnik,
París, 3 de agosto de 1962









miércoles, 8 de junio de 2016

Tinieblas

El alma se encuentra en la intersección de la creación y el creador,

                                                       que es el punto en el que se cruzan

los dos brazos de la cruz

(Simone Weil).













jueves, 31 de marzo de 2016

Sombras

Algunos dirán que la falaz belleza creada
por la penumbra no es la belleza auténtica.            
No obstante, nosotros los orientales
creamos belleza haciendo nacer sombras en lugares
que en sí mismos son insignificantes.           
Hay una vieja canción que dice:         
                               Ramajes
                               reunidlos y anudadlos
                            una choza
                             desatadlos
                               la llanura de nuevo

Nuestro pensamiento procede análogamente:
creo que lo bello no es una sustancia en sí sino
tan sólo un dibujo de sombras, un juego de      
  claroscuros producido por la yuxtaposición de 
diferentes sustancias.                                         

 Junichiro Tanizaki                  
(El elogio de la sombra)