domingo, 8 de octubre de 2017

Madera de balsa

Han venido conmigo.
Ocupan la pared situada sobre mi cama.
Unas prefieren agruparse de una manera equilibrada sobre una caja rectangular.
Otras eligen hacerlo en composiciones libres y aladas.
Pero todas, para hablarme, emplean el lenguaje del color y de la forma.
Las combinaciones entre ellas, de las que tomo nota mediante pequeños dibujos, pueden durar muchos días, pero a veces, algunas parecen cansarse, y aunque son muy ligeras, se dejan llevar por el peso de la gravedad cayendo al suelo suavemente, sin estridencias. Entonces comprendo que es el momento adecuado para buscar otras afinidades.
Estoy hablando de un sencillo juego con tablas de madera.
Tablas que me van ayudando a evitar naufragios tan propios del verano.

Agosto 2017












martes, 6 de junio de 2017

Diario de un poeta

Sobre textos de Diario de un poeta reciencasado, de Juan Ramón Jiménez



LXXI

FELICIDAD

¿Subterráneo? ¿Taxi? ¿Elevado? ¿Tranvía? 
¿Ómnibus? ¿Carretela? ¿Golondrina?
 ¿Aeroplano? ¿Vapor?... 
No. Esta tarde hemos pasado
 New York ¡por nada! en rosa nube lenta.







XLIV

¡NO!

El mar dice un momento que sí, pasando yo.
Y al punto, que no, cien veces, mil veces, hasta el más lúgubre infinito.
No ¡no! ¡¡no!! ¡¡¡no!!!, cada vez más fuerte, con la noche...
Se van uniendo las negaciones suyas, como olas,
-¡no, no, no, no, no, no, no, no, no, no!- 
y, pasado todo él, allá hacia el este, 
es un inmenso, negro, duro, y frío ¡no!






CXXX

"ME SIENTO AZUL"

¡Qué gusto poderlo decir sin que a nadie le extrañe, aunque le fastidie! Azul, sí... (...) ¡Qué gusto! "Me siento azul" (...) No, no hay que matar la pasión de ánimo, mala o buena que sea. Hay que dejarla libre, hasta que ella quiera ¡que ya querrá!, como yo me dejo hoy, azul, estar y nombrarme azul en esta New York verde, con agua y flores de mayo.






CCIV

ORILLAS NOCTURNAS

Un campo muy bajo, casi sin campo, terroso, gris, seco. Un cielo muy alto, cielo sólo, blanco. Un gran olor a heno, áspero abajo, purísimo arriba. ¿Se van a separar la tierra y el cielo?... Grillos y estrellas, enredados, atan el paisaje.







jueves, 27 de octubre de 2016

Diarios

"A veces me gustaría registrarme
por escrito en cuerpo y alma:
dar cuenta de mi respiración,
de mi tos, de mi cansancio,
pero de una manera
alarmantemente exacta,
que se me oiga respirar,
toser, llorar,
si pudiera llorar."

Alejandra Pizarnik,
París, 3 de agosto de 1962









miércoles, 8 de junio de 2016

Tinieblas

El alma se encuentra en la intersección de la creación y el creador,

                                                       que es el punto en el que se cruzan

los dos brazos de la cruz

(Simone Weil).